Conoce mi

Método Voz Holística®

¿Has sentido alguna vez que tienes mucho que entregar y expresar con tu voz, pero que no logras sacarlo de ti, y el resultado final de tu grabación no suena tan bien como sonaba en tu cabeza?

¿Practicas la técnica que te han enseñado, y sin embargo, al momento de grabar no logras el resultado que esperabas? No te sientas mal, porque el problema no eres tú.

Es imposible que podamos integrar realmente la técnica si antes no hemos hecho un proceso de reaprendizaje que va desde adentro hacia fuera.

No lograremos corregir nuestra postura si no llegamos a la raíz de aquellas emociones que nos hacen tensarnos y detener el flujo de energía en nuestro cuerpo. A la vez no podremos trabajar en esa emoción si no examinamos nuestra mente para detectar cuál es la forma de pensar que nos está haciendo sentir de tal o cual forma.

La voz no es más que vibraciones. Y esas vibraciones no pueden resonar de forma fluida y natural por nuestro cuerpo, si hay tensiones donde no debería haberlas. La buena noticia es que podemos aprender a manipular de forma consciente esas tensiones para dar con las intenciones que necesitamos para expresar la emoción de un personaje en particular, a voluntad.

Yo lo viví. Y es por eso que puedo hablar con absoluta propiedad cuando digo que mi  Método Voz Holistica® genera grandes cambios, tanto en lo profesional como en lo personal. A la fecha, cientos de personas han pasado por este método y también han podido vivir la experiencia de trabajar su voz de esta forma natural, que empieza desde el interior de cada persona, para llegar a los resultados externos.

Para lograr todo esto, mi método se centra en cuerpo, respiración, mente y emociones. De esta forma, puedes lograr desaprender todo eso que te bloquea para volver a la forma natural de usar nuestra voz. Requiere práctica y foco en un principio, pero después de todo es nuestra naturaleza usar estos 4 elementos a nuestro favor, así que no te preocupes, en cuanto empezamos a desaprender ciertos vicios, nuestro cuerpo empieza a recordar y logramos que nuestra voz empiece a fluir con él.